Panorama Viajando por las provincias
Las vistas otoñales más hermosas de Tōhoku: Aomori, Iwate y Akita
[14.11.2018] Leer en otro idioma : 简体字 | FRANÇAIS | العربية | Русский |

El otoño es una época fantástica para viajar por Japón. Aomori, Iwate y Akita, en el norte de Japón, nos ofrecen algunos de los paisajes naturales más bellos del país en esta época.

Tsutanuma (Aomori)

Mejor vista: de mediados a finales de octubre.

Hojas otoñales reflejadas en las aguas del pantano Tsutanuma. (Foto cortesía de la ciudad de Towada)

En lo profundo del bosque de hayas primitivo que se extiende alrededor de la falda del monte Hakkōda se encuentra el pantano Tsutanuma, con un kilómetro de perímetro. Cada otoño, las hojas cambiantes se reflejan en las aguas tornando el pantano en un rojo brillante.

También hay otras marismas cerca de Tsutanuma: Kagaminuma, Tsukinuma, Naganuma, Sugenuma, Hyōtan-numa y Akanuma. Un paseo llamado Numa-meguri-no-komichi permite a los visitantes caminar por ellos, excepto el último de estos pantanos, y ver la naturaleza de cerca. También se puede escuchar el trinar de las aves silvestres que habitan el lugar. En esta época del año, el manto de hojas caídas en el camino es tan grueso que parece una alfombra roja.

Sierra Hakkōda (Aomori)

Mejor vista: octubre

Se pueden ver las hojas otoñales desde el aire. (Foto cortesía del Teleférico de Hakkōda)

La sierra Hakkōda cuenta con unos 10 picos volcánicos que se extienden al sur de la ciudad de Aomori. La vista de hayas, abedules y arces que dan vuelta a estas laderas de rojo y amarillo son verdaderamente una obra de arte natural.

El paseo continúa hasta la zona de humedales de Kenashitai. Foto cortesía de Teleférico Hakkoda.

Montar en el teleférico ofrece una vista aún más dinámica de las hojas otoñales, esta vez desde arriba. El viaje también ofrece una vista panorámica de 360 ​​grados que se extiende a las llanuras de Tsugaru, el golfo de Mutsu e incluso a Hokkaidō cuando el cielo está despejado. La estación Sanchōkōen, a 1.314 metros sobre el nivel del mar, marca el inicio y el final de la Hakkōda Gourd Line, un paseo por el terreno natural donde los visitantes pueden observar los colores en las montañas mientras atraviesan los pantanos.

Dakigaeri Keikoku (Akita)

Mejor vista: desde finales de octubre hasta principios de noviembre.

El agua clara del río Tama fluye entre acantilados cubiertos por hojas otoñales. (Foto cortesía de la Oficina de Turismo de la ciudad de Senboku)

En Dakigaeri Keikoku, un valle en la ciudad de Senboku, el agua límpida y azul fluye entre acantilados escarpados. Esta garganta se extiende por unos 10 kilómetros a lo largo del tramo medio del río Tama. El área es particularmente pintoresca durante el otoño, cuando las hojas están cambiando, por lo que es un destino popular en este momento. Las hojas otoñales que colorean los acantilados a ambos lados del río contrastan sorprendentemente con la superficie azul pálida del agua.

La mejor vista aquí es en las cataratas Mikaeri, a 30 minutos a pie de la entrada a la garganta. Es seguro que la vista hará que los visitantes se detengan y la miren una y otra vez. La cascada de 30 metros de altura que fluye por la montaña cubierta de rojo y amarillo, combina belleza y poder.

Kakunodate (Akita)

Mejor visita: desde finales de octubre hasta mediados de noviembre.

Las hojas otoñales sobre las paredes negras de madera son un sello distintivo de Kakunodate. (Foto cortesía de la Asociación Turística Kakunodate)

Kakunodate, también en Senboku, es la ciudad creada alrededor del castillo de Satake-hokke, la rama norte del clan Satake. Las residencias de samuráis se han mantenido aquí desde el período Edo (1603–1868). El área es conocida por la pared negra de madera que rodea estas residencias y las flores rosadas de los cerezos en primavera. También es una vista sorprendente en otoño, cuando las hojas de los arces viejos y los árboles ginkgo de la zona se vuelven rojas y amarillas. Después de disfrutar de los jardines de las residencias de samuráis abiertas al público, los visitantes pueden pasear en rickshaws por la ciudad del castillo en medio del follaje otoñal. Las calles se iluminan por la noche, dando un sentido adicional de lo fantástico a las hojas otoñales después del anochecer.

Hachimantai Aspite Line (Akita / Iwate)

Mejor visita: desde finales de septiembre hasta mediados de octubre.

Los abedules de Erman en otoño decoran la meseta verde. (Foto cortesía de la Asociación de Turismo de la ciudad de Hachimantai)

Con aproximadamente 27 kilómetros de longitud, la Hachimantai Aspite Line es una carretera espectacular que recorre las tierras altas de Hachimantai entre la ciudad de Hachimantai en la prefectura de Iwate y Kazuno en la prefectura de Akita. Mientras conduces a través de estas montañas, que están cubiertas de colores otoñales y árboles extensos y gruesos, cada curva revela un nuevo espectáculo. Los abetos verdes de Maries se combinan con los abedules de Erman amarillos y marrones para ofrecer una serie de vistas impresionantes. Otra vista para disfrutar es la vista del monte Iwate desde el paso Mikaeri en la frontera Iwate-Akita.

Monte Kurikoma (Akita / Iwate / Miyagi)

Mejor visita: desde finales de septiembre hasta mediados de octubre.

Las hojas otoñales cubren la montaña como una alfombra. (Foto cortesía de la Sección de Turismo de la ciudad de Kurihara)

El monte Kurikoma se encuentra casi en el centro de la región de Tōhoku, abarcando partes de las prefecturas de Akita, Iwate y Miyagi. Desde su cumbre de 1.626 metros, se puede ver todo el panorama hasta el océano Pacífico. La magnificencia de la vista otoñal, con toda la montaña cubierta de gradaciones de rojo, naranja, amarillo y verde, le ha valido el nombre de “Alfombra de los dioses”. Una de las razones de la lujosa gama de colores de otoño aquí es que muchas clases de árboles de hoja ancha caduca crecen aquí, como la haya, el roble mongol y el arce. Los excursionistas pueden tomar un camino de losas desde Iwakagamidaira, un área con estacionamiento y una casa de descanso al pie de la montaña, hasta la cima en aproximadamente una hora y media.

Paso de Sennin (Iwate)

Mejor visita: finales de octubre a principios de noviembre

Nuevas vistas otoñales esperan en cada curva. (Foto cortesía de la Asociación de Turismo de la ciudad de Kamaishi)

El paso de Sennin se encuentra entre las ciudades de Kamaishi, cerca del mar, y Tōno, conocida en Japón como cuna de gran parte del folklore. Si bien una nueva carretera ha facilitado el transporte de una a otra en la actualidad, la antigua carretera sigue siendo popular durante el otoño. De particular interés es el tramo desde el puente Sennin Ōhashi al túnel Sennin, donde el follaje en colores exuberantes se ve una y otra vez a medida que se impulsan las pendientes pronunciadas y las curvas cerradas en esta área. Pasea por aquí entre las hojas otoñales y siente como tu imaginación se remonta a los viejos tiempos de Tōno monogatari, una colección de cuentos y leyendas de la región.

El puente Sennin Ōhashi está envuelto en árboles coloridos. (Foto cortesía de la Asociación de Turismo de la ciudad de Kamaishi)

Fotografías y texto: Shoepress.

(Traducido al español del original en japonés. Fotografía del encabezado: una vista de Hachimantai Aspite Line. Cortesía de la Asociación de Turismo de la ciudad de Hachimantai.)

  • [14.11.2018]
Artículos relacionados
Otros artículos de esta serie
  • Explorando Shiretoko, en Hokkaidō: cascadas cálidas, estrellas y rutas paisajísticas por carreteraLa cascada de Furepe, registrada como Patrimonio Mundial, está a un agradable paseo del Centro Natural de Shiretoko. Más al norte también podemos disfrutar de las fuentes termales en las cascadas cálidas de Kamuiwakka. La cascada de Oshinkoshin completa la triada de cascadas de Shiretoko. La espectacular autopista del paso de Shiretoko ofrece vistas mágicas desde una carretera transpeninsular durante una breve época del año.
  • Shirakawa-gō y Gokayama: un Patrimonio de la Humanidad coloreado por las hojas otoñalesLas hojas otoñales brillan entre las elegantes casas construidas con el estilo gasshō-zukuri. Son unos asentamientos donde se puede sentir la vida de las zonas montañosas tradicionales de Japón. Es una zona organizada también como lugar turístico donde hay casas particulares que abren sus puertas al público.
  • Los colores del otoño en Kioto: el templo Tōfuku y sus puentesEl templo Tōfuku es uno de los mayores complejos budistas de Japón, con cerca de dos mil árboles cuyas hojas tornan de color en otoño. Además, se trata del lugar de Kioto donde se puede contemplar el enrojecimiento de las hojas hasta el final de la temporada. Alberga multitud de puntos de interés, como la Puerta Sanmon, designada Tesoro Nacional, y un jardín de musgo.
  • Las vistas otoñales más hermosas de Tōhoku: Miyagi, Yamagata y FukushimaRecorremos las prefecturas de Miyagi, Yamagata y Fukushima para mostrarles algunos enclaves ideales para disfrutar de los hermosos colores que la naturaleza ofrece en otoño.
  • Los colores del otoño en Miyajima: el parque Momijidani y el monte MisenPresentamos los mejores enclaves para ver las hojas rojas de otoño en Miyajima, lugar de origen de los famosos dulces momiji manjū. Destaca la grandiosa naturaleza del monte Misen, cuya falda es Patrimonio de la Humanidad. El mirador del monte y el templo budista son algunos de los muchos puntos turísticos de la zona.

Últimos vídeos

バナーエリア2
  • Opinión
  • Detrás de la noticia