Tokio, megalópolis en continua transformación

Las obras del nuevo Estadio Olímpico de Tokio siguen adelante con paso firme

Cultura Tokio 2020 Deporte

Cuando falta poco más de año y medio para los esperados Juegos Olímpicos y Paralímpicos de Tokio 2020, los japoneses se preguntan si la construcción del Nuevo Estadio Nacional de Tokio, que sufrió retrasos en la fase concursal y en la de elaboración del proyecto de obras, avanza según lo previsto. Para salir de dudas hablamos con dos responsables del Consejo de los Deportes de Japón, entidad que opera el estadio.

Los complejos preparativos para los Juegos Olímpicos y Paralímpicos de Tokio 2020 avanzan en los puntos de Japón que acogerán el evento, cuya apertura se ha fijado para el 24 de julio. Pero las miradas se centran, ante todo, en el grado de avance de las obras del Nuevo Estadio Nacional de Tokio, que será la sede principal de la reunión atlética. El proyecto inicialmente elegido fue el de la fallecida arquitecta Zaha Hadid. Sin embargo, este fue finalmente rechazado y adoptado en su lugar, en diciembre de 2015, el presentado conjuntamente por la constructora Taisei, el estudio Azusa Sekkei y Kengo Kuma y Asociados (equipo del arquitecto Kuma Kengo). Los japoneses se preguntan si, habiendo partido con ese retraso, las obras podrán ser finalizadas a tiempo.

Vista del Nuevo Estadio Nacional de Tokio desde el suroeste tal como quedará cuando se finalicen las obras. (Ilustración elaborada por la empresa creada entre la constructora Taisei, el estudio Azusa Sekkei y Kengo Kuma y Asociados, y servida por el JSC)

Para conocer la situación, visitamos las oficinas que tiene el Consejo de los Deportes de Japón (JSC, por sus siglas en inglés, entidad contratante), en el barrio tokiota de Jingū-Gaien, donde se encuentra el estadio. Allí, hablamos con Komatsu Yukio, coordinador general del proyecto, y con Tasaka Akihiko, jefe de la sección de Construcción del departamento de Instalaciones y uno de los principales responsables de la construcción del nuevo estadio.

Komatsu Yukio (izquierda) y Tasaka Akihiko posan ante una fotografía que muestra cómo quedará una de las zonas del graderío del estadio reservada a las personas que usan sillas de ruedas y sus acompañantes.

Tecnología y adaptaciones para conseguir un periodo de obras más corto

Explíquenos, para empezar, cómo marchan las obras.

KOMATSU Estamos en el vigésimo quinto mes de trabajos desde que se iniciaran las obras en diciembre de 2016 y todo va según lo previsto, sin grandes retrasos. Si no ocurre nada especial, la obra estará terminada para finales de noviembre de 2019, tal como se esperaba.

Antes de venir aquí hemos estado paseando por los alrededores de la obra y nos ha sorprendido comprobar que la mayor parte de la estructura metálica de la cubierta está montada, y que el tercio superior de los andamios que rodean la pared exterior ha sido ya retirado. Tratándose de una obra de estas proporciones, supongo que la agenda sería muy dura.

KOMATSU Dado que el periodo de obras estaba fijado de antemano, en la fase de diseño se previeron todas las eventualidades en el aprovisionamiento de materiales y se consideraron también qué técnicas y adaptaciones serían necesarias para acortar al máximo el periodo de obras. Pero más que estos aspectos, lo que nos preocupaba era si podríamos disponer de la mano de obra necesaria para los puestos de operarios, ya que en el Japón de hoy en día los profesionales del área, además de escasear, tienen un promedio de edad elevado. Pero tampoco por ese lado han surgido grandes problemas.

Avance de las obras cada medio año desde el 1 de diciembre de 2016 hasta la misma fecha de 2018. (Fotografías cortesía del JSC, con la colaboración de Sendagaya Intes Bldg.

¿Cuáles son esas técnicas y adaptaciones que se han utilizado en las obras?

TASAKA En primer lugar, para los cimientos y los graderíos se han utilizado bloques de hormigón armado que venían ya producidos de fábrica y que solo hemos tenido que transportar e instalar. Cuando el hormigón se vierte en los encofrados in situ hay que esperar a que seque, y con nuestro método nos hemos ahorrado ese tiempo. Además, para la nervadura metálica de la cubierta hemos hecho la obra en dos fases, colocando la parte de los nervios que enlaza con la base por una parte, y los extremos superiores por otra. La segunda parte está formada por otras tres y el montaje se ha realizado en el espacio del campo.

Se deduce que trabajando al mismo tiempo en el campo y en el graderío es posible acortar el periodo de obras.

KOMATSU Sí, solo que hace falta una gran precisión en la operación de elevar con las grúas las unidades y conectarlas a sus respectivas bases. La cubierta está sustentada por 108 grandes nervios de acero dispuestos en forma circular y si al unirlos no se respetan las distancias al milímetro, el error acumulado puede ser fatal. Aprovechando la tecnología de medición tridimensional, en la que se usa un rayo láser para señalar el punto de juntura, limitamos el margen de error a tres milímetros, contando desde la base de cada nervio.

Las grúas elevan las unidades metálicas previamente montadas en el espacio del campo, para ser colocadas en su lugar. (Fotografía: Cortesía del JSC)

Hasta el momento, ¿no ha habido modificaciones, o puntos en los que se ha excedido el presupuesto?

TASAKA Pequeñas modificaciones se hacen, y en gran número, en cualquier obra convencional. Cada medio ejercicio se firman con las empresas que llevan a cabo las obras contratos específicos para las modificaciones y, al tratarse de una obra tan grande como esta, cada vez se firman varios cientos. En dos años se han hecho cambios en más de mil sitios. El periodo de obras está fijado y el presupuesto tiene un techo, pero hasta ahora nos las hemos arreglado para hacer todos los ajustes necesarios respetando ambas limitaciones.

Tasaka y Komatsu explican las características de las unidades metálicas de la nervadura de la cubierta.

Una belleza que aflora conforme avanzan las obras

Ya podemos hacernos una idea de cómo será el aspecto exterior del estadio. Ahora que el diseño está empezando a tomar forma, ¿qué impresión les da a ustedes?

TASAKA Queremos que la gente de todo el mundo vea que estamos haciendo un gran uso de la madera, tomando otros muchos elementos de la tradición arquitectónica japonesa. Y creo, además, que estamos dándoles una expresión muy moderna a esos elementos de la arquitectura tradicional en madera que utilizamos, en los bordes de las viseras y en otras partes, que tienen una plástica muy afilada y muy ágil.

KOMATSU Esta va a convertirse en una de las obras bandera de Kuma, así que se está poniendo el mayor esmero en los detalles. Porque no creo que haya otros estadios donde pueda sentirse de esta forma la calidez de la madera.

Desmontada ya la parte superior del andamiaje, se hace visible la cubierta del nuevo estadio, bautizada Kaze no Ōhisashi (Gran Visera de los Vientos). (Fotografía cortesía del JSC)

Perspectiva exterior desde la Puerta Sur, que nos da una idea del carácter que le imprimen al estadio los aleros y tejadillos de madera. (Fotografía cortesía de la empresa creada entre la constructora Taisei, el estudio Azusa Sekkei, Kengo Kuma y Asociados, y servida por el JSC).

Paseando alrededor de la obra se ve el estadio desde abajo y así se aprecia muy bien todo el maderaje de los tejadillos y de los aleros. El estadio no tiene ese aire inorgánico tan típico de las construcciones de gran tamaño, irradia una calidez muy especial. En enero del año pasado se anunció que se utilizarían maderas de las 47 prefecturas de Japón. ¿Ha sido posible reunir todas?

TASAKA Los constructores propusieron que para los tejadillos y aleros del estadio se utilizase exclusivamente madera japonesa certificada. Cuando iban a iniciarse las obras, al parecer, algunas prefecturas no podían ofrecer todavía dicho material certificado, pero gracias al esfuerzo de muchas regiones y empresas, que tramitaron sus peticiones de certificación para poder estar representadas en el Nuevo Estadio Nacional, finalmente ha sido posible recoger material de todas.

Los tejadillos y aleros de madera del estadio, en perfecta armonía con las masas arbóreas del área de Jingū-Gaien. (Fotografía: JSC)

Los asientos del graderío, de diversas tonalidades, están calculadamente distribuidos para combinar bellamente con el rojo de la pista, el verde del campo, la madera de la cubierta y el azul del cielo. (Fotografía: JSC)

Un diseño universal del máximo nivel internacional

¿Cómo serán las instalaciones por dentro, los pasillos de acceso hasta los asientos y el entorno para los espectadores?

TASAKA Queremos que la gente vaya al estadio a ver las competiciones y experimente lo que llamamos con orgullo “diseño universal del nivel más alto del mundo”. Desde la fase de diseño y a lo largo de la fase de obras, hemos organizado un total de 20 talleres de diseño universal. Hemos obtenido la participación de 14 asociaciones, algunas de personas con discapacidad, otras que reúnen a padres y madres, otras de personas mayores, y todo el fruto de nuestros intercambios de opiniones lo hemos reflejado en el diseño y en la ejecución de la obra del estadio.

¿Qué opiniones recogieron en esos encuentros?

TASAKA Las localidades para personas que usan silla de ruedas ocupan más espacio que las convencionales y comúnmente suelen ponerse todas a un lado del graderío, pero siempre hay algunas personas que desearían contemplar las pruebas desde el graderío principal, o desde los asientos más altos para dominar con la vista todo el estadio. En respuesta a estas demandas, hemos distribuido las localidades de este tipo por los tres niveles y sus cinco subdivisiones. Las zonas especialmente diseñadas para facilitar la audición de grupos de personas con esa discapacidad también están repartidas por los tres niveles. Y hemos mejorado igualmente otros muchos aspectos, desde la profundidad del relieve de las baldosas podotáctiles para guiar a los discapacitados visuales, hasta la posición de las barandillas de apoyo en los servicios.

Fotografía: Instalando de dos en dos los asientos para los acompañantes, se ha evitado que queden separados de las personas en silla de ruedas a quienes acompañan. Ilustración inferior: El color marrón indica los asientos permanentes para discapacitados. El azul, los que se añadirán durante las competiciones paralímpicas. (Ilustraciones elaboradas por la empresa creada entre la constructora Taisei, el estudio Azusa Sekkei y Kengo Kuma y Asociados, y servidas por el JSC)

Los últimos veranos han sido en Japón muy calurosos y, lógicamente, los terremotos también serán una preocupación para ustedes. ¿Qué medidas se han tomado al respecto?

TASAKA El graderío quedará resguardado por la sombra de la cubierta y el gran alero exterior cumple la función de dejar pasar al recinto de forma eficiente el viento propio de cada estación. Además, sobre los niveles de graderío 1 y 2 se han colocado ventiladores que crearán corrientes de aire. El viento resultante rebajará la temperatura de las gradas y, en combinación con la corriente de aire ascendente que se crea sobre el campo al calentarse este al sol, contribuirá a expulsar hacia arriba el calor del recinto.

Los flujos de aire y de calor seguirán un cuidadoso diseño. Se crearán corrientes de aire que mejorarán el entorno térmico del graderío y del campo, pero sin llegar a constituir una molestia para los atletas durante las pruebas. El subsuelo del campo está cruzado por tuberías de agua fría y caliente que serán utilizadas para mantener el césped en buen estado, graduando su temperatura. (Ilustración elaborada por la empresa creada entre la constructora Taisei, el estudio Azusa Sekkei y Kengo Kuma y Asociados, y servida por el JSC)

TASAKA En cuanto a las medidas antisísmicas, el nivel superior llevará vigas en diagonal y tirantes cruzados para evitar deformaciones, y en el nivel inferior se ha adoptado el método llamado “estructura de contención sísmica soft first storey”, que concentra los amortiguadores hidráulicos en ese nivel. Además, las gradas y los pasillos internos están diseñados para permitir una rápida evacuación y el estadio contará con generación eléctrica de emergencia y almacenes con materiales utilizables en caso de desastre, por lo que será de gran utilidad para el barrio en el que se ubica como centro antidesastres.

Se ha anunciado que la final de la Copa del Emperador de fútbol, que se disputará el día de Año Nuevo de 2020, será el primer evento deportivo abierto al público que tendrá lugar en el Nuevo Estadio Nacional. Si tenemos en cuenta todos los preparativos que será necesario hacer para dicho partido, esto no deja margen para ninguna prolongación del periodo de obras.

KOMATSU Esto no va a exigir ningún cambio de planes. Las obras prosiguen primando por encima de cualquier otra cosa la seguridad, para evitar así que un accidente pueda afectar a la agenda.

No podrán encontrarse muchos otros estadios en todo el mundo que tengan una ubicación tan céntrica en una gran ciudad. Fotografía tomada el 1 de diciembre de 2018. (Cortesía del JSC, con la colaboración de NTT Docomo.)

Reportaje y texto: Redacción de nippon.com

Fotografía del encabezado: el Nuevo Estadio Nacional tal como se veía el 1 de diciembre de 2018. (Fotografía cortesía del JSC, con la colaboración del Sendagaya Intes Bldg.)

* Las ilustraciones solo pretenden dar una imagen del estadio proyectado y podrían diferir del resultado final. El tamaño de los árboles es el que alcanzarán previsiblemente 10 años después de haber sido plantados.

Tokio Tokio 2020 Estadio Nacional