Panorama Viajando por las provincias
Amanohashidate: los dragones que vuelan sobre “el Kioto del mar”
[25.02.2019] Leer en otro idioma : FRANÇAIS |

Amanohashidate, uno de los tres lugares con vistas panorámicas tradicionales de Japón, es el destino turístico más conocido en el norte de la prefectura de Kioto, una zona que recientemente se publicita como “El Kioto del mar”. Le ofrecemos una guía para disfrutar de sus bellísimas vistas que son cada día más populares.

Un antiguo bosque de pinos que se extiende a través del mar

Ubicado en la ciudad de Miyazu, en el norte de Kioto, Amanohashidate es un banco de arena de 3,6 kilómetros. Varía entre 20 y 170 metros de ancho y separa el mar interior de Asokai de la bahía de Miyazu, que a su vez se abre al oeste de la bahía de Wakasa. El nombre de Amanohashidate se puede traducir como “puente al cielo”; algunas leyendas lo describen como una escalera derribada que los propios dioses utilizaron para ascender a las nubes. Al estar cubierto de unos 8.000 pinos verdes y frondosos realmente parece un puente que llega hasta el cielo.

Una vista de Amanohashidate desde Amanohashidate View Land.

Desde la antigüedad la vista de Amanohashidate ha cautivado a la gente y ha aparecido en innumerables cuadros y poemas. El paisaje de tinta china “Vista de Amanohashidate”, una obra de Sesshū (1420–1506) que está en la colección del Museo Nacional de Kioto, ha sido designado como tesoro nacional. En el período Edo temprano, el erudito confuciano Hayashi Gahō (1618–80) declaró Amanohashidate como una de las mejores vistas de Japón. La breve lista de lugares pintorescos de Gahō en Nihonkoku jiseki kō (Sobre la herencia de Japón), en la que también se incluía Miyajima en la prefectura de Hiroshima y Matsushima en la de Miyagi, se dice que fue la primera escritura que mencionó las “Tres vistas panorámicas” de Japón. A finales del siglo XVII, el erudito confucionista y herborista Kaibara Ekiken también dejó registradas en sus obras Tango no kuni Amanohashidate no zu (Mapa de Amanohashidate de la región de Tango) y Kishi kikō (Diario de viajes de un sexagenario) sus visitas a Amanohashidate. Gracias a que en esta última obra escribió que es “una de las tres mejores vistas panorámicas de Japón” podemos afirmar que en aquella época la popularidad de estos tres paisajes ya se había extendido.

Cómo llegar a Amanohashidate desde la estación de Kioto

Desde la estación de Kioto, tomar la línea JR San’in hasta la estación de Fukuchiyama. Hacer trasbordo en la línea Miyafuku del ferrocarril de Kyoto Tango hasta la estación Miyazu, y luego en la línea Miyatoyo hasta la estación Amanohashidate. Si se utiliza el tren expreso limitado de Hashidate se puede llegar en unas dos horas sin necesidad de trasbordos.

Dragon volador, dragón ascendente

Dos de los destinos más populares para disfrutar de la vista son Amanohashidate View Land al sur y el parque Kasamatsu al norte. Se puede llegar fácilmente al primero en tren, y las áreas para subir al telesilla y monorraíl están a solo siete minutos a pie de la estación de Amanohashidate. El telesilla tarda unos cinco minutos en llegar a la cima del monte Monju, donde los visitantes encontrarán un mirador, un “pasillo sobre el cielo”, atracciones, restaurantes, etc.

Una costumbre peculiar para observar Amanohashidate es el mata-nozoki: inclinarse hacia adelante para ver el paisaje boca abajo a través de las piernas. Esto invierte el cielo y la tierra convirtiendo el banco de arena que serpentea a través del agua en un dragón que vuela a través del cielo (conocido como hiryūkan, o “vista de dragón volador”).

Una visitante prueba hacer el mata-nozoki en Amanohashidate View Land

En la otra orilla, el parque Kasamatsu también tiene una plataforma de mata-nozoki, a 130 metros sobre el nivel del mar. Desde este punto de vista, el “dragón” parece estar elevándose al cielo, lo que ha inspirado el nombre shōryūkan (vista ascendente del dragón). El parque Kasamatsu tiene varios lugares diferentes para disfrutar de la vista, como el Sky Deck (que es un pasillo aéreo con el suelo de cristal reforzado) y un Sky Terrace, que es más relajado. No muy lejos de la estación de Kasamatsu en el teleférico hay un lugar para venerar las islas de Kanmurijima y Kutsujima desde la distancia.

La vista desde el parque Kasamatsu. Si se mira boca abajo, se convierte en la “vista ascendente del dragón”.

Desde el oratorio se veneran el santuario de Motoisekono, las islas Kanmurijima y Kutsujima que se sitúan en la bahía de Wakasa.

Muy recomendable su vista desde el mar

Para cruzar Amanohashidate se tarda una hora a pie o 15 minutos en bicicleta, pero hay otra buena opción: el barco turístico. El viaje en barco de 12 minutos desde un muelle cerca de la estación Amanohashidate hasta el muelle de Ichinomiya en la orilla opuesta es una excelente manera de ver los pinares y tener una idea de lo grande que es realmente Amanohashidate.

La vista desde el barco turístico también es espectacular. Las tarifas rondan los 530 yenes solo ida y 960 yenes la ida y vuelta (para los niños 270 y 480 yenes respectivamente).

Para aquellos que pueden permitirse hacer turismo en coche o disponen de más tiempo, es muy recomendable la visita al parque Ichijikan del paso Ōuchi en el lado oeste de Asokai y el mirador y lugar de descanso de Amanohashidate con vistas de Sesshū en la costa este de la bahía de Miyazu. Cada una de estas vistas tiene un nombre muy particular. La primera en la que la vista del pinar se parece al ideograma del número uno (que en japonés se escribe con un solo trazo horizontal) se ha llamado Ichijikan (vista del uno). Y la segunda, cuya composición horizontal se parece al paisaje de tinta china “Vista de Amanohashidate”, se la ha llamado Sesshūkan (vistas de Sesshū). Si se suman a estas vistas, las vistas del Dragón volador y el Dragón ascendente, se puede divisar Amanohashidate desde los cuatro puntos cardinales.

Además, la ciudad de Miyazu es conocida por sus cangrejos. En particular, se recomienda a sus visitantes que busquen un restaurante o posada que sirva cangrejo taiza-gani, una especie rara capturada en aguas locales. Al ser un plato muy caro por las pocas capturas que hay, los locales lo llaman “cangrejo de ensueño”, y es realmente delicioso.

Un plato de taiza-gani también conocido como el “cangrejo de ensueño”.

Fotografías y artículo de Kuroiwa Masakazu (96BOX).

Fotografía del encabezado: Amanohashidate a través de los cerezos en flor en el parque Kasamatsu).

  • [25.02.2019]
Artículos relacionados
Otros artículos de esta serie
  • Los cañones blancos de Toyama: paseando entre enormes muros de nieveLa ruta de Tateyama Yuki-no-Ōtani es conocida por sus enormes muros de nieve que pueden alcanzar entre 10 y 20 metros de altura. Abierta entre mediados de abril y mediados de junio, cada año atrae a un buen número de visitantes que suben por la ruta de Tateyama Kurobe.
  • Amami Ōshima, una isla de rebosante naturaleza y culturaEl Parque Nacional de Amami Guntō está formado por Amami Ōshima y otras islas cercanas donde los arrecifes de coral, las aguas cristalinas del mar y unos extensos manglares ofrecen un paisaje único. Conocidas como “las Galápagos del Lejano Oriente”, las islas son el hábitat de numerosas especies endémicas de fauna y flora. La singular cultura de Amami se vio influenciada por la de las islas Ryūkyū, Kyūshū y el sudeste asiático.
  • Lugares para ver zorros y gatos en la prefectura japonesa de MiyagiDe un tiempo a esta parte, entre los turistas de otros países que visitan Japón, se han vuelto populares dos lugares de la prefectura de Miyagi en los que es posible tener contacto con animales: en Zaō Kitsune-mura, se puede dar de comer a zorros y abrazarlos, mientras que en Tashirojima, una isla a la que se llega en barco desde Ishinomaki, es posible relajarse en la compañía de los numerosos gatos que la habitan y cuya población supera a la humana.
  • Un “gato” entre las rocas de KumamotoMen no Ishi es una roca que, durante decenas de miles de años, estuvo suspendida entre paredes de piedra del monte Aso y formaba parte de un misterioso paisaje. Sin embargo, el terremoto ocurrido en 2016 en la prefectura de Kumamoto hizo que se cayera. Ahora el enclave ha vuelto a cobrar fama debido a un “gato”.
  • Los pórticos bermellón flotantes del santuario de Ōuo en SagaEl santuario de Ōuo, en la prefectura de Saga, es conocido por sus singulares torii que parecen flotar sobre el mar de Ariake cuando sube la marea. La leyenda dice que este santuario fue construido en agradecimiento a un pez gigante.

Últimos vídeos

バナーエリア2
  • Opinión
  • Detrás de la noticia