Panorama Viajando por las provincias
(Vídeo) Dulces de Kanazawa para las cuatro estaciones
[04.09.2018] Leer en otro idioma : العربية | Русский |

Los dulces de Kanazawa son toda una manifestación artística de la que se puede disfrutar con los cinco sentidos. En esta ocasión, presentamos una de sus variantes más elaboradas, denominada “jōnamagashi”, en un vídeo elaborado con la tecnología 4K.

Dulces y ceremonia del té: un disfrute para la vista y el paladar

Los dulces de Kanazawa deben su existencia al refinamiento de los gustos de los líderes del clan que dominaba la zona desde el período Edo y se fueron perfeccionando junto con la cultura de la ceremonia del té. En algún momento de la historia, pasaron a formar parte también de las costumbres del pueblo llano, hasta convertirse en un elemento indispensable para representar las cuatro estaciones y los momentos más importantes en la vida de una persona.

“Cuando se organiza una ceremonia del té, lo primero que hay que decidir es el tema de la misma; ahí es donde empieza todo. Una vez reunidos los utensilios necesarios según el tema definido, se piensa qué dulces elegir para acompañarlos de la mejor manera posible. Es un acto que se disfruta con la vista y el paladar”, cuenta Ōshima Sōsui, secretario de la Asociación de la Ceremonia del Té de Ishikawa. De sus palabras se desprende que la relación entre la ceremonia del té y los dulces tradicionales, wagashi en japonés, es sumamente estrecha.

Los dulces tradicionales no pueden faltar en la ceremonia del té.

Suele decirse que los dulces tradicionales de Kanazawa son toda una manifestación artística de la que se puede disfrutar con los cinco sentidos. Entre ellos destaca la variante denominada “jōnamagashi”, la más refinada en cuanto a la elaboración.

Se cree que este tipo de dulces nació en torno al año 1700 en Kioto. De ahí llegaron a Edo (Tokio en la actualidad) y, por consiguiente, a las poblaciones de todo el país que se habían creado en torno a un castillo.

Aunque conservan el refinamiento propio de Kioto, los dulces de Kanazawa destacan por su originalidad, fruto del clima que caracteriza la antigua provincia de Kaga, zona en la que actualmente se encuentra Kanazawa.

Dulce del tipo jōnamagashi, la variante de mayor belleza dentro de la confitería tradicional japonesa, toda ella un arte de por sí.

Dulces jōnamagashi: el poder de los maestros artesanos

En la elaboración de los dulces jōnamagashi se utilizan ingredientes y motivos inspirados en las cuatro estaciones y en la literatura clásica, al igual que los nombres que se les ponen.

El color y la forma; el sonido que se produce al pronunciar su nombre; el suave aroma que desprenden; lo que se siente al tocarlos; el gusto y la sensación en el paladar. Todos estos elementos reflejan el sentir de los maestros artesanos encargados de la elaboración de los dulces.

Los invitados a una ceremonia del té esperan con emoción los dulces que les servirán junto al té, cuyo contenido desconocen hasta el momento en que llegan a su asiento.

“La gente de Kanazawa es de buen paladar y gran conocedora de los utensilios que se utilizan, tanto para servir los dulces como en la gastronomía en general. Es imprescindible adquirir la conciencia y las habilidades necesarias para responder a eso. Los maestros artesanos tenemos una capacidad especial para decidir de qué manera expresarlo”, explica Yoshihashi Hironobu, del afamado establecimiento Yoshihashi.

Yoshihashi elabora con rapidez y sumo cuidado dulces de gran belleza.

Ajisai (hortensia), un dulce del tipo jōnamagashi que realmente representa el significado de su nombre.

Los dulces jōnamagashi prueban de lo que son capaces los maestros artesanos.

Imágenes cortesía del programa Naze daka Kanazawa: mitsukete Kaga/Noto, del canal Kanazawa Cable Television Net.

Imagen del encabezado: coloridos dulces jōnamagashi, elaborados artesanalmente con sumo cuidado.

(Traducción al español del original en japonés)

  • [04.09.2018]
Artículos relacionados
Otros artículos de esta serie
  • Un “gato” entre las rocas de KumamotoMen no Ishi es una roca que, durante decenas de miles de años, estuvo suspendida entre paredes de piedra del monte Aso y formaba parte de un misterioso paisaje. Sin embargo, el terremoto ocurrido en 2016 en la prefectura de Kumamoto hizo que se cayera. Ahora el enclave ha vuelto a cobrar fama debido a un “gato”.
  • La carretera y el paso de Shiretoko: vistas espectaculares durante las cuatro estacionesLa carretera de Shiretoko es la ruta nacional con el tiempo de apertura más corto en Japón. Desde el paso de Shiretoko se puede observar el imponente monte Rasudake y Kunashiri, una de las islas Kuriles. Este enclave es famoso por sus verdes paisajes primaverales, por su cielo estrellado en verano y sus hojas rojizas en otoño.
  • Los pórticos bermellón flotantes del santuario de Ōuo en SagaEl santuario de Ōuo, en la prefectura de Saga, es conocido por sus singulares torii que parecen flotar sobre el mar de Ariake cuando sube la marea. La leyenda dice que este santuario fue construido en agradecimiento a un pez gigante.
  • Explorando Shiretoko, en Hokkaidō: cascadas cálidas, estrellas y rutas paisajísticas por carreteraLa cascada de Furepe, registrada como Patrimonio Mundial, está a un agradable paseo del Centro Natural de Shiretoko. Más al norte también podemos disfrutar de las fuentes termales en las cascadas cálidas de Kamuiwakka. La cascada de Oshinkoshin completa la triada de cascadas de Shiretoko. La espectacular autopista del paso de Shiretoko ofrece vistas mágicas desde una carretera transpeninsular durante una breve época del año.
  • Shirakawa-gō y Gokayama: un Patrimonio de la Humanidad coloreado por las hojas otoñalesLas hojas otoñales brillan entre las elegantes casas construidas con el estilo gasshō-zukuri. Son unos asentamientos donde se puede sentir la vida de las zonas montañosas tradicionales de Japón. Es una zona organizada también como lugar turístico donde hay casas particulares que abren sus puertas al público.

Últimos vídeos

Últimas series

バナーエリア2
  • Opinión
  • Detrás de la noticia