Totoro en el espacio

Richard Medhurst [Perfil]

[15.07.2014] Leer en otro idioma : ENGLISH | العربية | Русский |

Superficie del asteroide 4 Vesta (NASA/AP Photo/Aflo)

Totoro y otros asteroides

Cuando William Herschel descubrió el planeta Urano en 1781 decidió llamarlo “Georgium Sidus” (La estrella de Jorge) en homenaje al monarca británico Jorge III. Otros astrónomos, en cambio, especialmente fuera del Reino Unido, no fueron tan entusiastas y el nombre clásico “Urano” —el padre de Saturno en la mitología— fue el que terminó por convertirse en la denominación estándar en la actualidad.

A medida que los telescopios han ido progresando y el número de personas que escanean los cielos ha aumentado, hemos visto un menor énfasis en la cultura clásica a la hora poner nombre a todo aquello que surca el espacio. Más de 15.000 astros menores, principalmente asteroides, han recibido nombres procedentes de un amplio abanico de temas. Los astrónomos de Japón han desempeñado un papel importante en los recientes descubrimientos, lo que ha dado lugar a numerosas localidades japonesas y personas que han prestado sus nombres a objetos astronómicos. En este caso, además de nombres de emperadores y lugares emblemáticos, también hay algunos notablemente originales.

El asteroide 10160 Totoro fue descubierto por Kobayashi Takao en el principal cinturón entre Marte y Júpiter el 31 de diciembre de 1994. Toma su nombre de la entrañable criatura del bosque de la película de animación de Miyazaki Hayao Tonari no Totoro (Mi vecino Totoro). Kobayashi, un prolífico explorador, había rendido homenaje al director de esta película bautizando un descubrimiento anterior con el nombre 8883 Miyazakihayao. Los números se asignan a los asteroides cuando sus órbitas han sido confirmadas, lo que raramente corresponde con el orden de descubrimiento.  

Un asteroide de apetitoso nombre es el 6562 Takoyaki, bautizado en honor de la bola de pulpo típica de Osaka. En este caso, la decisión final se basó en cuál de los cinco nombres candidatos recibió el aplauso más entusiasta de los niños en una feria relacionada con el espacio. También hay un asteroide que recuerda una popular y extensa serie de películas, el 18996 Torasan. Y uniendo la comida y la cultura pop, el asteroide 46737 Anpanman recibió su nombre del popular personaje infantil cuya cabeza está hecha de pan relleno de una pasta dulce de judía roja.

Tokio y Nipponia

Debo señalar por otra parte que los astrónomos japoneses no son los únicos que dan nombres inusuales a sus descubrimientos—tenemos el 2309 Mr. Spock o el 9007 James Bond, por ejemplo—pero esto es debido en parte a que ha habido tantos hallazgos que recurrir a opciones menos obvias queda justificado. Japón no siempre tuvo grandes credenciales en este campo. Pese a los esfuerzos de algunos pioneros, los “cazadores de astros” japoneses no alcanzaron el estándar mundial hasta finales del siglo XIX.

El 6 de marzo de 1900 Hirayama Shin se convirtió en el primer astrónomo japonés en hacer un nuevo descubrimiento, avistando hasta dos asteroides en la misma noche. Desafortunadamente no fue capaz de confirmar las órbitas, lo que no le permitió que le reconocieran oficialmente como descubridor. Sin embargo, los astrónomos que posteriormente recibieron el reconocimiento oficial cedieron amablemente el derecho sobre la denominación de los asteroides, y Hirayama aprovechó la oportunidad para asignarles los primeros nombres relacionados con Japón, 498 Tokio y 727 Nipponia (por esos nombres podemos ver que el pseudo-clasicismo aún estaba en boga).

La popularidad de la astronomía fue en aumento y la historia Ginga tetsudō no yoru (El tren nocturno de la Vía Láctea, en español), una eterna favorita de los niños publicada en 1934, inspiró seguramente a muchos a convertirse en vigías de los cielos. Esta historia de fantasía con toques filosóficos describe un viaje en un tren que recorre las estrellas, y es evidente el gran interés de Miyazawa Kenji en la astronomía atendiendo a las numerosas referencias a fenómenos específicos del cielo nocturno que encontramos. El escritor también tiene su propio asteroide desde 1991, el 5008 Miyazawakenji.

Recogiendo polvo del espacio

No contentos solo con observar asteroides, en 2003 Japón lanzó una misión para traer muestras del 25143 Itokawa. Esta roca espacial recibe apropiadamente el nombre del ingeniero aeroespacial japonés Itokawa Hideo, aunque fue descubierto en un proyecto de investigación de los Estados Unidos. La nave Hayabusa tardó dos años en llegar a su objetivo, donde el plan era lanzar pequeños proyectiles que sacudieran el polvo de la superficie para capturarlo y traerlo de vuelta a casa.  

Cuando el mecanismo de muestras falló y los proyectiles no se dispararon, los investigadores tuvieron que quedarse esperando los años que tardó Hayabusa en volver con la esperanza de que el impacto del aterrizaje hubiese sido suficiente para que algo de polvo hubiese entrado en el contenedor de muestras. Los continuos problemas técnicos hicieron que no fuese posible comprobar esto hasta 2010, siete años después del despegue de la nave. Con más que probable orgullo y alivio, encontraron las ansiadas partículas a bordo de la sonda, las primeras que fueron recogidas con éxito.

Incluso las partículas microscópicas pueden revelar información sobre la naturaleza del universo. Cuando los meteoritos entran en la atmósfera de la tierra mucha de esa información interesante queda calcinada con las superficies externas, lo que hace que sea importante recoger muestras directamente. La Agencia Japonesa de Exploración Aeroespacial (JAXA) quiere continuar con otra misión, la Hayabusa 2, para capturar más polvo. La fecha de lanzamiento está programada para diciembre de 2014, pero el asteroide que es objetivo no ha sido aún bautizado y recibe la designación provisional (162173) 1999 JU3. Esperamos que se le otorgue un nombre más interesante próximamente.

Otros asteroides cuyos nombres están relacionados con Japón

  • 2853 Ryoma: de Sakamoto Ryōma (1836–1867), una figura clave en los movimientos para derrocar al gobierno Tokugawa en la década de 1860.
  • 3998 Tezuka: de Tezuka Osamu (1928–1989), “el dios del manga”.
  • 6562 Takoyaki: del plato típico de Osaka, una bola de pasta de harina de trigo cocida con trozos de pulpo dentro.
  • 6866 Kukai: de Kūkai (conocido póstumamente como Kōbō Daishi; 774–835), fundador del budismo Shingon.
  • 6980 Kyusakamoto: de Sakamoto Kyū (1941–1985), el popular cantante japonés famoso por el tema Ue o muite arukō, conocida internacionalmente con el nombre de “Sukiyaki”.
  • 7777 Consadole: por el equipo de fútbol Consadole Sapporo.
  • 9081 Hideakianno: de Anno Hideaki (1960–), director de la serie y películas de anime Neon Genesis Evangelion.
  • 10160 Totoro: por el personaje de la famosa película de animación Mi vecino Totoro.
  • 10223 Zashikiwarashi: es el nombre de un espíritu de la mitología japonesa con aspecto de niña.
  • 12796 Kamenrider: por el súper héroe de la popular serie de tokusatsu Kamen Rider.
  • 18996 Torasan: por el protagonista de la serie de películas Otoko wa tsurai yo (Es duro ser hombre).
  • 26887 Tokyogiants: por el equipo de béisbol japonés más conocido como los Yomiuri Giants.
  • 46737 Anpanman: por el personaje infantil cuya cabeza está hecha de pan relleno de pasta dulce de judía roja.
  • [15.07.2014]

Traductor y editor en nippon.com. Realizó un Máster en poesía moderna y contemporánea en la Universidad de Bristol en 2002. Vino por primera vez a Japón ese mismo año, donde impartió inglés durante tres años en la prefectura de Chiba. Ha vivido también en China y Corea del Sur. Ha trabajado en el ayuntamiento de Imizu en la prefectura de Toyama durante cinco años hasta 2013, año en el que se traslada a Tokio y comienza a trabajar a jornada completa como traductor. Se une a nippon.com en 2014.

Artículos relacionados
Otras columnas

Últimos vídeos

Últimas series

バナーエリア2
  • Opinión
  • Detrás de la noticia