Cinco dulces japoneses

Cultura Vida

El chocolate y la repostería occidental son muy populares en Japón, pero el país también tiene sus propios dulces tradicionales para satisfacer a los más golosos. Les presentamos cinco postres que probablemente quieran probar si están en Japón.

Yōkan

El yōkan es uno de los dulces japoneses más antiguos y ha sido disfrutado de distintas formas por más de un milenio. Hecho de kanten, una gelatina que se consigue hirviendo la alga tengusa, su simplicidad y versatilidad lo convierte en uno de los dulces más populares del país. Algunos de los ingredientes comunes del yōkan son el anko (pasta de judía roja), las castañas al vapor y la batata.

Manjū

El manjū es uno de los dulces japoneses que se pueden encontrar en casi cualquier sitio y es uno de los productos que tienen las tiendas de regalos de los destinos turísticos de todo el país. Estos bizcochos del tamaño de un bocado tienen una fina capa exterior normalmente hecha de harina de trigo o de arroz, y un relleno de anko. También pueden estar rellenos de batata o de pasta de castaña.

Dango

Los dango son una merienda popular tanto para jóvenes como para mayores. Estas bolas asadas o cocidas están hechas de mochigomeko (harina de arroz glutinoso) y se comen a menudo con kushi (palitos de bambú), cubiertas de anko, salsa de soja endulzada o pasta dadachamame (soja verde).

Kasutera

El kasutera (castella) es un bizcocho esponjoso que fue traído a Japón por los portugueses en el siglo XVI. Es más consistente y dulce que otros tipos de bizcochos, y normalmente tiene una fina capa de granos de azúcar gruesos añadida para darle más textura y dulzor.

Oshiruko

Puede que el oshiruko no sea el dulce japonés más elegante, pero el rico y suculento sabor de esta sopa de azuki (judía roja) lo convierte en una forma popular de calentarse en los fríos días de invierno. Se sirve habitualmente con mochi (pastel de arroz) o dango. Durante los meses más fríos también se vende en lata en algunas máquinas expendedoras.

Si estos dulces les han despertado el apetito, les recomendamos leer también los siguientes artículos de Nippon.com.

Toraya: una dulce historia de éxito con 500 años
Toraya lleva casi quinientos años en el negocio de la pastelería. La empresa tiene ahora la intención de popularizar sus dulces japoneses (wagashi) también en el extranjero. En este artículo analizamos cómo esta empresa tradicional ha conseguido adaptarse a los constantes cambios del mundo.

Obusedō: algo más que confituras de castaña La localidad de Obusemachi, en la parte norte de la prefectura de Nagano, es famosa por sus confecciones y castañas y por la preferencia que sintió hacia ella el gran pintor de ukiyoe Katsushika Hokusai. Es, además, un excelente ejemplo de cómo compatibilizar las actividades económicas con el embellecimiento paisajístico. Y una confitería de gran arraigo ha llevado la iniciativa en este ambicioso proyecto.
Créditos de las fotografías
Yōkan: Yvonne Yang Manjū: JMiu Dango: Nikushi Nobuhiro Kasutera: Nakayama Norio Oshiruko: Tsuyuguchi Masaaki

gastronomia dulces Wagashi