Una impresión duradera: las expresiones artísticas de Natsuki Mari
Mujeres japonesas en el escenario global
[12.05.2015] Leer en otro idioma : ENGLISH | 日本語 | 简体字 | 繁體字 | FRANÇAIS | العربية |

Desde prestar su voz para el doblaje de El viaje de Chihiro de Miyazaki Hayao hasta liderar un grupo musical inspirado en la obra de Janis Joplin, la carrera de Natsuki Mari ha abarcado muchos temas. Ha participado en otras actividades como obras de teatro de éxito que exploran la interpretación física, y un proyecto de ayuda a familias en países en vías de desarrollo. Su variado currículum le ha generado una gran cantidad de seguidoras entre las jóvenes japonesas.

Natsuki Mari

Natsuki MariRelanzó su carrera de cantante en 1973. Ha aparecido en numerosas películas y series de televisión. En 1984 recibió el Premio de Fomento de las Artes para Nuevos Artistas del Ministerio de Educación, y en 2003 la Academia Japonesa le otorgó el Premio a la mejor actriz secundaria. Lleva interpretando su serie Inshōha (Impresionista) de representaciones teatrales de arte conceptual en el extranjero desde 1993 y está a cargo de la organización de fomento del desarrollo One of Love Project desde 2010. Ha desempeñado muchos otros papeles, como narradora, celebridad radiofónica, directora de una revista online, y escritora. En 2014 fue nombrada asesora del Comité Organizador de los Juegos Olímpicos y Paralímpicos de Tokio.

Éxito teatral a escala internacional

ENTREVISTADOR De sus obras, la que ha obtenido mejor acogida ha sido la pieza de teatro conceptual Inshōha [Impresionista].(*1)

NATSUKI MARI Inicié la serie Impresionista en 1993. Llevé el espectáculo a lugares como Francia y Polonia porque en Japón no lo aceptaban. Al ser una obra vanguardista, aquí no se entendía, hasta el punto que los periódicos la tacharon de “obra autocomplaciente”. Cuando fui al extranjero tuve curiosidad de qué respuesta obtendría, y el público de París, Polonia y Alemania nos ovacionó. Su entusiasmo fue como el día y la noche, en comparación con la fría recepción que obtuvimos en Japón. Yo soy una persona que se motiva al mínimo elogio, así que escribí otra obra y la llevé de gira por lugares como Aviñón y Edimburgo. Regresé a Japón preguntándome porqué no podía conseguir que el público local acudiera a mi espectáculo, y creé mi propia compañía de gestión para seguir con la serie Impresionista.

El Impresionista NÉO Vol. 2: Cenicienta. (Fotografías de Hiro Kimura)

ENTREVISTADOR Tal vez el público extranjero consideró que su espectáculo era positivo y estimulante.

NATSUKI Estoy de acuerdo. Me han comentado que los artistas japoneses suelen incorporar una amplia gama de tradiciones en sus representaciones, como el kimono, pero que en mí no hay ningún rastro de Japón. Al mismo tiempo, fue difícil responder a preguntas sobre temas políticos en mi primera entrevista fuera de Japón. También me preguntaban sobre mi filosofía, y estas experiencias me hicieron más fuerte y me ayudaron a mejorar. Para continuar con la gira del Impresionista sabía que tenía que endurecerme y poner todos mis sentidos en ello.

Ayuda a madres y niños en Etiopía

Natsuki Mari en el concierto Gig del One of Love Project. (Fotografías de Ryūgo Saitō)

ENTREVISTADOR Usted presta también su ayuda a familias a través de la organización “One of Love Project”, que usted misma creó en 2010. ¿Qué le impulsó a ello?

NATSUKI  Como yo no tengo hijos, al principio elegí tres países en los que nunca había estado para enviar dinero y apadrinar niños. Después, cuando uní mi vida con un músico y empezamos a hablar de viajes, decidimos ir a conocer a esos niños y llevar instrumentos. Al final regresamos muy felices de ese viaje. Creamos una organización llamada One of Love Project para poder seguir ofreciéndoles nuestra ayuda.

Iniciamos el proyecto en Etiopía, donde ayudamos a mejorar las condiciones educativas de los niños y el entorno laboral de las mujeres. Reunimos el dinero para enviar a Etiopía mediante la organización de una actuación en directo denominada Gig, el 21 de junio de todos los años, el Día Mundial de la Música, y a través de la venta de rosas en floristerías que nos respaldan.

Inspirada por Janis Joplin

ENTREVISTADOR  ¿Cuáles son sus raíces musicales?

NATSUKI Yo diría que mis raíces surgen de la música clásica. Aunque mi padre trabajaba en una empresa comercial, su amor era la música, y crecí escuchándole tocar música clásica al piano. De ahí provienen mis raíces. Pero cuando empecé a escuchar música rock occidental en mi adolescencia, las canciones y la voz de Janis Joplin me electrizaron, y quise ser una cantante como ella. Fue la primera vez que pensé en dedicarme a la música. Pero cuando conseguí convertirme en cantante, mi disco de debut fue del género pop kayōkyoku.

Durante mucho tiempo me limité a escuchar la música de Janis. Pero cuando formé mi propia banda hace unos treinta años, decidí “tomar prestadas” sus canciones y hacer rock con toques de blues.

ENTREVISTADOR  ¿Aspiraba también a tener el mismo tipo de vida que Janis Joplin?

NATSUKI  Solo supe de su vida tiempo después, así que al principio solo pensé en su forma de cantar. Todas sus canciones hablan de amor, pero en aquella época yo no sabía que eran canciones de amor. Lo que me cautivó fue su voz.

Natsuki Mari en el concierto Gig del One of Love Project. (Fotografías de Ryūgo Saitō)

Los años de cabaret

ENTREVISTADOR  Usted ha pasado algunos malos momentos como artista.

NATSUKI En retrospectiva, lo más duro para mí fue que era una cantante pésima. Es evidente que dos o tres canciones mías han sido un éxito. Pero si tuviese talento, creo que los éxitos habrían continuado y me habría convertido en una cantante capaz de llenar salas de conciertos. Mis canciones, mi voz, no tenían magia. Así que acabé cantando en salas de cabaret durante unos ocho años. Pasé  muchos momentos duros, como cuando algunas personas me abuchearon, y otras experiencias desconcertantes, pero lo pude superar. Lo que más me angustiaba era mi falta de aptitud para cantar.

Llegó un momento en que decidí seguir en esta profesión hasta casi los treinta años, aunque ello significase que mi carrera no despegaba. Pero cuando escuché mi voz de treintañera le dije a mi agencia que estaba acabada, y después me sugirieron hacer teatro.

Natsuki Mari en el concierto Gig del One of Love Project. (Fotografías de Ryūgo Saitō)

Buscando el rumbo a los cuarenta y tantos

ENTREVISTADOR  Eso fue en la década de los ochenta.

NATSUKI Sí. Y finalmente encontré lo que quería hacer cumplidos los cuarenta, la serie Impresionista. Hasta entonces, toda mi carrera había sido como un prólogo. En el teatro, fue bonito haber progresado desde producciones para pequeñas salas hasta musicales, y poder trabajar con directores de escena como Ninagawa Yukio y Suzuki Tadashi me ayudó también a encauzar mi carrera de actriz por el camino correcto. He tenido suerte. Ahora mi trabajo se centra en tres aspectos principales: el Impresionista, cantar y el One of Love Project, y sería ideal que pudiese ganarme la vida y trabajar con los tres.

Descubrimiento del doblaje

ENTREVISTADOR Usted puso la voz de la bruja Yubāba en Sen to Chihiro no kamikakushi de Miyazaki Hayao (El Viaje de Chihiro).

NATSUKI En 1990 pasé seis meses en Nueva York, y allí aprendí a promocionarme. Había enviado el vídeo de mis representaciones de la serie Impresionista a Studio Ghibli para que le echasen un vistazo. Creo que fue el productor Suzuki Toshio quien lo vio y se puso en contacto conmigo. Después de escuchar mi voz, el director Miyazaki Hayao creó los personajes de Yubāba y su hermana gemela Zenība para mí, y así es como me seleccionaron.

Hasta ese momento yo nunca había visto películas de dibujos animados, ni tampoco películas de Ghibli. No tenía ni idea de lo increíble que resultaba participar en una película de Miyazaki Hayao, así que lo hice como cualquier otro trabajo. Pero entonces todo el mundo quedó encantado de que yo hubiese puesto mi voz en una película de Ghibli. Fui al cine a ver El Viaje de Chihiro y me gustó. La cinta ganó incluso un Oscar, y me alegra haberla hecho. Esa es la historia.

ENTREVISTADOR Actuar con la voz debe requerir una considerable dosis de expresividad.

NATSUKI He acabado disfrutando del doblaje desde que hice El Viaje de Chihiro, porque al doblar no puedes crear una fuerte presencia si no utilizas al máximo el tono, la intensidad y el tempo, que son los elementos básicos de la interpretación, y canalizas todos esos aspectos en tu personaje. A riesgo de ser malinterpretada, diría que es una cuestión de técnica. He aprendido mucho del doblaje, y sigo disfrutando cuando lo hago.

ENTREVISTADOR Usted es también asesora del Comité Organizador de los Juegos Olímpicos y Paralímpicos de Tokio.

NATSUKI Supongo que el antiguo primer ministro Mori Yoshirō [presidente del Comité Organizador] pensó en mí porque recordó que gané el Premio de Fomento de las Artes para Nuevos Artistas del Ministerio de Educación cuando él era ministro de educación.

Como provengo de la industria del entretenimiento, lo primero que pienso respecto a las Olimpiadas tiene que ver con la ceremonia de apertura. Los atletas tienen unos cuerpos muy bien cuidados, y nunca me ha parecido bien que tengan que llevar uniformes que les hacen parecer desgarbados en la ceremonia de apertura. Los uniformes deberían estar creados por personas jóvenes y talentosas de Japón que sean activos en el extranjero, dejarlo en manos de un diseñador prometedor o algo así. 

“Yo pienso siempre en mí como una novata”

ENTREVISTADOR Sus representaciones teatrales actuales son muy enérgicas y gozan de mucha aceptación entre las jóvenes. ¿Cómo puede generar tanta energía?

El Impresionista NÉO Vol. 2: Cenicienta. (Fotografías de Hiro Kimura)

NATSUKI En mis raíces, me veo como una persona sin talento. Eso es lo que me motivó a crear mi propia obra Impresionista en 1993, como una “huída de la desesperación”, y he continuado trabajando en la serie desde entonces. Yo pienso siempre en mí como una novata y hago lo que me suscita interés. No me quedo en un único campo, sino que descubro más aspectos de mí misma tomando distintos enfoques, y debe ser por eso que parezco llena de energía.

ENTREVISTADOR  Usted aborda nuevos retos de todo tipo.

NATSUKI Sí. Canto, actúo, creo, y he pasado los últimos cuarenta años descubriéndome a mí misma a través de todo eso.

ENTREVISTADOR Hoy usted ha conseguido proyectar una fuerte presencia y confianza en sí misma.

NATSUKI Probablemente doy la impresión de hacer lo que quiero. No es fácil mantener una imagen coherente de quién es Natsuki Mari en cuanto a contenido; me surgen siempre nuevas ideas, por ello estoy en todas partes, y todo lo que hago acaba resultando un poco inconcluso. Llegó un momento en que me convencí a mí misma de que la única manera de hacer las cosas era explotar mi fuerza como persona polifacética.

Hablad con vuestros corazones, mujeres jóvenes

ENTREVISTADOR ¿Qué piensa de la fuerte tendencia en Japón a aprovechar al máximo “el poder de la mujer”?

NATSUKI Algunas mujeres dicen que la situación de la mujer en Japón sigue dejando mucho que desear, pero yo creo que le echas la culpa a los demás cuando no tienes tu propia opinión de las cosas. A mi modo de ver, la sociedad actual es un lugar donde puedes labrarte un porvenir fácilmente si sabes presentarte a ti mismo y tener tu propia filosofía. Las mujeres japonesas necesitan tener la capacidad de transmitir su atractivo. Y eso incluye a las que se dedican a la política.

ENTREVISTADOR ¿Qué piensa usted de la juventud femenina actual?

NATSUKI Son mujeres bastante inteligentes y sensibles, casi hasta el punto de pasarse de tanto encanto. La generalización del acceso a Internet parece haberlas dotado de conocimientos de todo tipo. Tienen sólidas capacidades, pero les falla un poco el aspecto humano, como el hacer las cosas cara a cara.

Y tampoco tienen iniciativa. Para descubrir cosas nuevas es preciso moverse. Las experiencias que obtienes de todo lo que haces te aportan más corazón, más amor. A la postre, todo gira en torno al amor: hay que trabajar la sensación de amor. Estoy convencida de que la vida se mide por cuántas veces te han emocionado, y no hay  nada peor que un trabajo que no te entusiasme.

Superar la “cultura de la inmadurez” de Japón

NATSUKI Cuando las mujeres ya han consolidado su profesión, lo lógico es que el paso siguiente sea servir a los demás. Pero la cultura japonesa es pueril, las personas suelen vivir su vida muy centradas en sí mismas. El voluntariado y las donaciones no tienen gran aceptación en Japón, pero hacer cosas por los demás te produce una gran felicidad.

Si más mujeres japonesas viviesen su vida exteriorizando lo que sienten y expresando su amor, creo que tendríamos un país lleno de mujeres atractivas.

ENTREVISTADOR Como persona que se mueve en la vanguardia de la sociedad, usted ve la inmadurez de la cultura japonesa con una claridad dolorosa.

NATSUKI Kyary Pamyu Pamyu está muy bien como personaje que representa al “Cool Japan”. Lo que me molesta es la falta de un equilibrio global. En Japón solemos concentrarnos en un único estándar de valor. Mientras que en Occidente las mujeres son percibidas como más atractivas con la edad y existen papeles para actores y actrices de todas las edades, en Japón los únicos papeles que surgen para personas de mi edad son de mujeres ancianas. Y los guiones no se molestan en describir el pasado de estas mujeres ancianas, sino que las relegan a un segundo plano. No veo porqué no puede haber un guión que cuente la historia de esta mujer anciana, sus ochenta años completos si esa es su edad.

Los hombres necesitan un impacto cultural

NATSUKI En cuanto a la juventud masculina, creo que los hombres deberían pasar unos cuantos años trabajando en un país en vías de desarrollo, en donde la vida no es ni de lejos tan fácil ni tan cómoda como en Japón. Puedo sonar radical, pero estoy a favor del servicio militar. Si no puede ser, pues sería bueno que fueran a trabajar a un país en vías de desarrollo durante uno o dos años y experimentar un cierto impacto cultural. En Japón la gente se ha insensibilizado demasiado respecto a la suerte que tienen. Al igual que las mujeres, los hombres suelen ser infantiles, y hay muy pocos que proyecten una presencia madura. Todos parecen unos pazguatos.

Incluso en el mundo del cine, hay pocos directores que puedan hablar de todos los aspectos de la película, como el vestuario, la música y los decorados. En mi opinión, ser director de cine significa tener conocimientos de música, literatura, moda, comida, de todo. Un hombre maduro y atractivo que domine todo esos aspectos podrá realizar una buena película.

ENTREVISTADOR  ¿Y no ha pensado en dirigir sus propias películas algún día?

NATSUKI Me gustaría. El cine es una cosa que me interesa. 

Escrito originalmente en japonés y publicado el 3 de abril de 2015 sobre una entrevista realizada el 27 de febrero de 2015 en Yoyogi, Tokio. Foto principal: El Impresionista NÉO Vol. 2: Cenicienta. (Fotografías de Hiro Kimura)

(*1) ^ Inshōha: El teatro Inshōha (Impresionista) es el modo de expresión artística de Natsuki Mari, en donde explora la interpretación física junto con el arte, el lenguaje y el espacio. La serie ha sido presentada con éxito de la crítica en Gran Bretaña, Francia, Alemania y Polonia como “teatro de arte conceptual”. Hasta la fecha, Natsuki ha producido diez obras en la serie como directora y actriz. Fundó el grupo de interpretación MNT (Mari Natsuki Terroir) en 2007, en donde forma a jóvenes actores, y espera realizar actuaciones tanto en Japón como en el extranjero. La obra Inshōha de 2014 se basó en la Cenicienta, aportando un nuevo enfoque al relato clásico y buscando en él el paradigma de la belleza.

  • [12.05.2015]
Artículos relacionados
Otras entrevistas

Últimos vídeos

Últimas series

バナーエリア2
  • Opinión
  • Detrás de la noticia