Ōbayashi Nobuhiko: historias de cine y guerra
[12.03.2018] Leer en otro idioma : ENGLISH | 日本語 | 简体字 | 繁體字 | FRANÇAIS |

Pese a que le dijeron que su cáncer terminal le dejaba tan solo tres meses de vida, el director Ōbayashi Nobuhiko fue capaz de terminar su última producción, Hanagatami. En esta entrevista nos cuenta sobre la adaptación a la gran pantalla de una historia sobre jóvenes que viven en tiempos de guerra, y de los más de cuarenta años que han pasado desde que ideara esa adaptación.

Ōbayashi Nobuhiko

Ōbayashi NobuhikoCineasta. Nacido en Onomichi, en la prefectura de Hiroshima, en 1938. Desde muy pequeño comenzó a hacer cine, produciendo incontables cintas de 8 y 16 milímetros. En los sesenta acaparó la atención de los aficionados realizando una serie de obras experimentales, y en los setenta trabajó como director de anuncios televisivos. En 1977 lanzó su primer largometraje comercial, House, tras el cual vino una larga lista de 43 obras hasta la actualidad, que incluye éxitos como Tenkōsei (“Los estudiantes de intercambio”) o Toki wo kakeru shōjo (La chica que viajaba en el tiempo). Su última obra, Hanagatami, estrenada en diciembre de 2017, fue elegida como segunda mejor película japonesa del año por la revista Kinema Junpō, y ganó el premio Mainichi a la Mejor Película. Ōbayashi recibió en 2004 la Medalla de Honor (la Cinta Púrpura) y la Orden del Sol Naciente en 2009.

Un niño traicionado tras la guerra

“Creo que es algo muy inusual entre los cineastas de todo el mundo, pero cuando era niño empecé a hacer películas antes de verlas”. El director de cine Ōbayashi Nobuhiko conoció el cine cuando tenía tres años, jugando con una cámara de ocho milímetros que su padre, médico de profesión, había comprado por afición. Era la época en la que Japón se preparaba para comenzar a luchar en el Pacífico. Ōbayashi tenía siete años cuando Japón se rindió. Este es un punto de partida al que regresa el director cuando habla de sí mismo.

“A los siete años aún eres un niño, pero precisamente por eso puedes observar el mundo de los adultos con una cierta sangre fría. Yo comprendía bien la crueldad y el sinsentido de la guerra. Durante los dos años que asistí a las clases de una escuela nacional recibí la educación adecuada para convertirme en un joven patriota que diera la vida valientemente por su país, llegado el momento, pero no formaba parte de la generación de la preguerra ni de la guerra. Ni tampoco de la posguerra, en realidad. Por esta razón no podía confiar en los adultos japoneses que de pronto empezaron a hablar de paz, cuando terminó la guerra. Aunque respetaba a directores como Ozu Yasujirō, Kurosawa Akira o Kinoshita Keisuke(*1), consideraba sus cámaras de 35 milímetros como productos de los agresores. De modo que busqué establecerme como director con una cámara de 8 milímetros, que en mi mente estaba de parte de las víctimas.

En el rodaje de Hanagatami (© Ōbayashi Chigumi /PSC)

Películas fuera del sistema

En 1956 Ōbayashi comenzó a estudiar cine en una universidad de Tokio. Aunque abandonó sus estudios en 1960 siguió haciendo películas en 8mm y proyectándolas en galerías de arte y otros lugares como uno de los primeros cineastas independientes de Japón. Ganó el premio especial del jurado en Exprmntl 3, un festival experimental belga de 1963, por su obra Tabeta hito (El que comía), producida en 16mm. Debutó en cines con House en 1977. En las cuatro décadas desde ese momento ha realizado más de 40 largometrajes.

Antes de lograr dar ese paso con House Ōbayashi produjo varias obras experimentales propias, al tiempo que trabajaba activamente en la industria comercial televisiva que floreció durante el periodo de rápido crecimiento económico japonés. Se dice que llegó a producir más de 2.000 anuncios en diez años, de mediados de los sesenta a mediados de los setenta. Sus anuncios más famosos contaban con estrellas internacionales de cine como Charles Bronson, Sophia Loren o Catherine Deneuve.

“Se puede decir que era un director comercial, pero yo nunca hablaba así de mí mismo. Para mí los anuncios eran como cortometrajes. Nunca he dividido las películas en géneros. Es el sistema de cine comercial el que encasilla una película como largometraje de ficción y otra como documental. Los sistemas eran lo que más odiábamos. Nos habían llevado a la guerra. La paz depende de cuánto trate la gente de liberarse de los sistemas. Así que siempre me devano los sesos para mantenerme alejado de ellos, cuando ruedo una película”.

(*1) ^ Ozu Yasujirō (1903-1963), Kurosawa Akira (1910-1998), Kinoshita Keisuke (1912-1998)

Etiquetas:
  • [12.03.2018]
Artículos relacionados
Otras entrevistas

Últimos vídeos

Últimas series

バナーエリア2
  • Opinión
  • Detrás de la noticia