Panorama Lugares espirituales de Japón
Fujisan Hongū Sengen Taisha, un santuario sintoísta apreciado por generales ilustres
[01.10.2018] Leer en otro idioma : 繁體字 |

De este santuario dependen más de 1.300 de todo Japón consagrados al monte Fuji. Durante la temporada de subida al volcán, siempre hay un sacerdote sintoísta en el okunomiya (santuario menor situado detrás del principal y dedicado a la misma deidad) de la cima. Se considera que a él pertenece el terreno que se extiende a partir de la octava estación del monte Fuji.

Un santuario para aplacar la ira del monte Fuji

A pesar de su belleza, el monte Fuji, que sobresale en lo alto del cielo y tiene una falda de gran extensión, ha inspirado siempre temor por sus múltiples erupciones. Todo ello ha motivado que, desde tiempos antiguos, los japoneses lo veneren y consideren un lugar espiritual.

El Fujisan Hongū Sengen Taisha, un santuario situado en la ciudad de Fujinomiya (prefectura de Shizuoka), se construyó precisamente para aplacar la ira del mayor volcán de Japón, y de él dependen más de 1.300 lugares de este tipo repartidos por todo el país y que en su nombre incluyen la palabra ‘sengen’. Al parecer, la deidad a la que están consagrados, Asama Ōkami, ya tenía en la antigüedad un segundo nombre en referencia al monte: Fuji Ōkami. Allí se le rinde culto también a Konohana no Sakuya-hime no Mikoto, una diosa de belleza incomparable que hacía las veces de ayudante de la otra deidad.

El primer santuario se construyó en su ubicación actual en el año 806. Hasta entonces, el principal lugar sagrado se encontraba en el Yamamiya Sengen Jinja, situado unos seis kilómetros al norte, por lo que se hizo el traslado pertinente a las nuevas instalaciones. En el santuario mencionado no había un edificio consagrado, sino que todo el espacio alrededor de un árbol antiguo hacía las veces de este. Así eran los ritos religiosos antiguos, según los cuales se le rezaba directamente al monte Fuji.

Yamamiya Sengen Jinja.

La Corte Imperial sentía una profunda devoción por el Sengen Taisha, de ahí que en el Engishiki Jinmyōchō, un libro publicado en el año 927 y en el que se listaban todos los santuarios de Japón, apareciera como el ichinomiya, esto es, el santuario de mayor rango, de la provincia de Suruga (parte central de la prefectura de Shizuoka en la actualidad). Además, figuraba como myōjin taisha, un tipo de santuario consagrado a alguna deidad obradora de milagros.

Las contribuciones de Tokugawa Ieyasu

Muchos generales ilustres veneraban el Fujisan Hongū Sengen Taisha, entre ellos Minamoto Yoritomo, Hōjō Yoshitoki, Takeda Shingen y Tokugawa Ieyasu. De hecho, este último construyó allí una treintena de edificios, y arregló así el santuario por completo, como muestra de agradecimiento por vencer en la batalla de Sekigahara. Otra contribución suya fue ofrecer los terrenos que se extienden a partir de la octava estación del monte Fuji, tierras que a día de hoy siguen perteneciendo al lugar de culto. Durante las eras Kan’ei (1624-1644) y Ansei (1854-1860), los grandes terremotos causaron daños irreparables en numerosas edificaciones, pero se conservan aún el pabellón principal (honden), la capilla (haiden) y una puerta de dos pisos del tipo rōmon construidos por Tokugawa.

En la cima del Fuji hay un okunomiya, esto es, un santuario menor situado detrás del principal y dedicado a la misma deidad; un sacerdote sintoísta permanece allí durante la temporada de subida, en julio y agosto de cada año. En el período Edo (1603-1868), la devoción por el volcán se propagó entre las clases populares, y en distintos lugares se comenzaron a organizar grupos para subirlo por motivos religiosos. Tras rezar en el okunomiya de la cima, la costumbre dicta que hay que ir a las ocho crestas del cráter, denominado ohachi.

Pabellón principal o honden.

En junio de 2013, la Unesco decidió incluir en su Lista del Patrimonio Cultural de la Humanidad el monte Fuji como “lugar sagrado y fuente de inspiración artística”; el Fujisan Hongū Sengen Taisha forma parte de ese patrimonio. La popularidad del volcán está aumentando debido a motivos como la facilidad de desplazarse hasta él desde Tokio y los alrededores capitalinos. En 2017 lo subieron 285.000 personas. Sin embargo, este auge ha derivado en un agravamiento de problemas como el deterioro de los caminos y la acumulación de basura en los mismos, de ahí que se haga un llamamiento a todos los senderistas a respetar las normas.

Cómo llegar

Se tarda una media hora en taxi desde la estación Shin-Fuji del shinkansen o tren bala, o cerca de diez minutos a pie desde la estación Fujinomiya (línea Minobu de JR).

Texto: Toya Manabu
Imágenes: Nakano Haruo
Imagen de la cabecera: segundo torii del Fujisan Hongū Sengen Taisha

Artículos relacionados

(Traducción al español del original en japonés)

  • [01.10.2018]
Artículos relacionados
Otros artículos de esta serie
  • Restaurando el Gran Buda de KamakuraLa imagen renovada del Daibutsu de Kamakura, o Gran Buda de Kamakura, evoca las aspiraciones de todos los japoneses de empezar de nuevo tras el Gran Terremoto del Este de Japón. Esta icónica escultura estuvo en 2016 sometida a dos meses de inspecciones diagnósticas, reparaciones menores y una limpieza de dentro a fuera a cargo del Instituto Nacional de Investigación del Patrimonio Cultural, situado en Tokio. El 11 de marzo de 2016 el Buda se reabrió al público con una imagen renovada y dos veces más radiante que antes.
  • ¿Por qué les gusta tanto a los extranjeros Fushimi Inari Taisha?Fushimi Inari Taisha, un santuario sintoísta situado en Kioto, es uno de los sitios que más interesan a los turistas extranjeros que visitan el archipiélago nipón. De hecho, este lugar santo ocupó el primer puesto en el ranking de los rincones turísticos de Japón más populares entre los visitantes extranjeros en 2014 elaborado por el portal estadounidense especializado en viajes TripAdvisor.
  • El peregrinaje de Shikoku se fusiona con el mangaIshite-ji es uno de los 88 templos que forman parte de la ruta de peregrinación de Shikoku. Situado en la ciudad de Matsuyama, en la prefectura de Ehime, puede presumir de su condición de lugar de importancia cultural. Recientemente, se está hablando mucho de un establecimiento cercano a este lugar santo: una cafetería-tienda en la que se emplean aspectos de la subcultura japonesa como el manga, el anime y el cosplay para presentar el peregrinaje henro. Reflexionamos sobre los cambios que está experimentando la peregrinación ahora que se cumplen 1.200 años de su nacimiento.
  • La ruta de peregrinaje de Shikoku cumple 1.200 añosEn 2014 se cumplen 1.200 años del nacimiento de la ruta de peregrinación henro, creada por el monje Kūkai (774-835). Este camino de peregrinaje, que engloba 88 templos budistas repartidos por las cuatro prefecturas de la isla de Shikoku, recibe cada vez más atención por tratarse de un plan de viaje tranquilo como muy pocos en todo el mundo.
  • Izumo Taisha, un santuario sintoísta renovado por primera vez en 60 añosEl santuario sintoísta de Izumo Taisha, en la ciudad de Izumo, en la prefectura de Shimane, y el de Ise, en la homónima localidad de la prefectura de Mie, estrenaron nuevo aspecto tras la realización de grandes obras de renovación; tal y como dicta la costumbre, cada seis y cada dos décadas, respectivamente. Esta ocasión fue realmente especial, ya que las reformas coincidieron en ambos por primera vez en 60 años.

Últimos vídeos

バナーエリア2
  • Opinión
  • Detrás de la noticia