Panorama Viajando por las provincias
Explorando Shiretoko, en Hokkaidō: cascadas cálidas, estrellas y rutas paisajísticas por carretera
[28.11.2018]

La cascada de Furepe, registrada como Patrimonio Mundial, está a un agradable paseo del Centro Natural de Shiretoko. Más al norte también podemos disfrutar de las fuentes termales en las cascadas cálidas de Kamuiwakka. La cascada de Oshinkoshin completa la triada de cascadas de Shiretoko. La espectacular autopista del paso de Shiretoko ofrece vistas mágicas desde una carretera transpeninsular durante una breve época del año.

La cascada de Furepe: aguas que caen como las lágrimas de una doncella

Se trata de un agradable paseo de 20 minutos desde el Centro Natural del Parque Nacional de Shiretoko hasta la cascada de Furepe, donde hay un mirador con unas vistas espectaculares de la cara de su abrupto acantilado y del mar de Ojotsk. Al tratarse de un Patrimonio de la Humanidad al que es fácil acceder, es un enclave de gran popularidad.

El agua subterránea se acumula por la lluvia y la nieve que cae de la cordillera de Shiretoko y se filtra en la tierra, alimentando esta cascada y desprendiéndose por las grietas situadas a 100 metros de altura en el acantilado. Esta cascada tiene una caída vertical de 60 metros. Al tener un bajo volumen de agua, los vecinos del lugar la han llamado “las lágrimas de la doncella”.

Artículo relacionado: Explorando Shiretoko, en Hokkaidō: lagos, costas salvajes y mucho más

La cascada de Furepe, también conocida como “las lágrimas de la doncella”. (Por cortesía de la Asociación de Turismo de Shiretoko Shari-chō.)

La cascada de Furepe con hielo flotante en sus inmediaciones. (Por cortesía de la Asociación de Turismo de Shiretoko Shari-chō.)

La cascada se congela durante el invierno, creando una impresionante escultura de hielo. Se pueden ver con frecuencia grupos de ciervos de Hokkaidō cerca de los senderos.

La cascada congelada es uno de los atractivos del lugar que más visitantes atrae.

Con suerte, los visitantes podrán ver ciervos de Hokkaidō cerca de la cascada de Furepe. (Por cortesía de la Asociación de Turismo de Shiretoko Shari-chō.)

Acceso: a 20 minutos a pie desde el Centro Natural del Parque Nacional de Shiretoko.

La cascada de Oshinkoshin: bellezas gemelas en el top 100 de Japón

La cascada de Oshinkoshin se extiende a lo largo de la Autopista Nacional 334 que conecta el centro de Shari con Utoro, un nudo turístico regional. Dada su conveniente localización y acceso a un aparcamiento, las personas que se acercan a Shiretoko realizan en esta cascada su primera parada en el itinerario.

La cascada, de 30 metros de ancho y 50 metros de alto, se divide en dos arroyos en una parte, lo que explica su otro apodo de las “bellezas gemelas”. Para disfrutar de una experiencia más cercana a las aguas que se precipitan, el visitante puede también subir unos peldaños junto a la cascada. Al no congelarse en invierno, se puede ver esta catarata durante todo el año. Oshinkoshin se encuentra entre las 100 mejores cascadas de Japón.

La cascada Oshinkoshin se dividen en dos arroyos. (Por cortesía de la Asociación de Turismo de Shiretoko Shari-chō.)

Sus aguas continúan fluyendo sin congelarse en invierno. (Por cortesía de la Asociación de Turismo de Shiretoko Shari-chō.)

El nombre “Oshinkoshin” viene de una expresión Ainu que significa “el lugar donde los abetos de Ezo crecen en grupos”. Si se continúa avanzando por la antigua carretera nacional más allá de la cascada, se puede encontrar un mirador que ofrece extraordinarias vistas del mar de Ojotsk.

El campo cerca del mirador de Oshinkoshin.

Acceso: a 10 minutos en autobús desde la terminal de autobús de Utoro Onsen. A 40 minutos en autobús desde la estación de JR Shiretoko Shari.

Las cascadas de Kamuiwakka: una joya oculta de Shiretoko con fuentes termales

Las cálidas cascadas de Kamuiwakka son una extensión del río homónimo que fluye desde el monte Iō. Una fuente termal vierte sus aguas en este río, convirtiéndolo en un onsen que fluye sin cesar. Para disfrutar de las aguas termales en plena naturaleza uno solo tiene que caminar río arriba hasta la cuenca de la cascada.

Kamuiwakka cuenta con cuatro cataratas con aguas termales que empiezan desde las zonas más bajas del río. La temperatura del agua va en aumento a medida que uno camina río arriba, aunque la entrada más allá de la primera cascada está prohibida debido al riesgo que supone el desprendimiento de rocas. El agua de la primera cascada está solo a unos 30 ºC, por lo que no llega a los niveles habituales de los onsen.

Las cascadas son muy resbaladizas, por lo que se recomienda llevar calzado apropiado para caminar por un río y tener mucho cuidado. Las aguas son además muy ácidas y pueden irritar la piel.

Se puede escalar una de las cascadas. (Por cortesía de la Asociación de Turismo de Shiretoko Shari-chō.)

Más abajo, donde el río Kamuiwakka se une con el mar de Ojotsk, se encuentra la cascada de Kamuiwakka. Aunque suele confundirse con las cascadas cálidas del río, esta última ha perdido casi todo el calor de las fuentes termales de más arriba. No se puede acceder por tierra, y se puede observar mejor en un paseo en barco.

La cascada Kamuiwakka vista desde el mar. (Por cortesía de la Asociación de Turismo de Shiretoko Shari-chō.)

Acceso: a 24 kilómetros (40 minutos por carretera) desde Utoro. Hay autobuses que llevan allí durante el período en el que se prohíbe el acceso a los vehículos privados (en agosto, habitualmente).

El paso de Shiretoko: imponentes amaneceres y cielos estrellados

El paso de Shiretoko, a 738 metros de altura, se extiende a lo largo de la autopista de Shiretoko que conecta Shari con Rausu. Esta autopista, abierta en 1980, es la única carretera que une las costas este y oeste de la península. La ruta ofrece magníficas vistas cercanas del monte Rausu, que suele estar nevado aún en julio, y es un destino popular entre los amantes de la carretera.

El monte Rausu en junio, aún nevado.

La autopista está cerrada desde comienzos de noviembre a finales de abril debido a que aumenta el riesgo de corrimientos de tierra y avalanchas con los cambios bruscos en la climatología. Esta ruta tiene la temporada de apertura más corta de todo Japón, y los trabajos para retirar la nieve duran más de un mes antes de que pueda ser reabierta en primavera.

Máquinas quitanieves en el paso de Shiretoko. (Por cortesía de la Asociación de Turismo de Shiretoko Shari-chō.)

Aunque el paso suele estar envuelto en la niebla, durante los días más despejados ofrece vistas del monte Rausu, un frondoso bosque de pinos y la isla Kunashiri al este. Cuenta con espectaculares amaneceres y mares de nubes, además de un precioso follaje en el otoño. El paso está ganando también la reputación de ser uno de los mejores enclaves de Hokkaidō para ver las estrellas. El cielo nocturno, profundamente oscuro gracias a la ausencia de polución lumínica, se llena de un infinito manto de estrellas que se extiende hasta donde la vista alcanza, convirtiéndose en una suerte de planetario natural.

El amanecer en la isla Kunashiri. (Por cortesía de la Asociación de Turismo de Shiretoko Shari-chō.)

Uno de los encantos de este lugar es el follaje otoñal. (Por cortesía de la Asociación de Turismo de Shiretoko Shari-chō.)

  • Acceso: a 15 kilómetros (25 minutos por carretera) desde Utoro. A 25 minutos en autobús desde la termina de Utoro Onsen.
  • Abierto desde finales de abril hasta comienzos de noviembre.

(Fotografía del encabezado: los ciervos de Hokkaidō suelen ser vistos cerca de la cascada de Furepe. Reportaje y texto de Laufen Katsu. Fotografías Asociación de Turismo de Shiretoko Shari-chō y Laufen Katsu.)

Etiquetas:
  • [28.11.2018]
Artículos relacionados
Otros artículos de esta serie

Últimos vídeos

バナーエリア2
  • Opinión
  • Detrás de la noticia